Carrera vertical Torre Picasso o como subir corriendo un rascacielos

Carrera vertical Torre Picasso o como subir corriendo un rascacielos
30 Agosto, 2017 Duplex Ascensores
Duplex Ascensores
Por duplex

Carrera vertical Torre Picasso o como subir corriendo un rascacielos

¿Estarías dispuesto a subir a lo alto de un rascacielos de 44 pisos?, ¿Cuánto crees que tardarías en alcanzar la cima? Quizá pienses que porqué te hacemos esa pregunta, al fin y al cabo sería muy fácil hacerlo en un ascensor. Y es lo habitual. Pero ¿y si te proponemos hacerlo corriendo por las escaleras? Eso es lo que ha hecho nuestro abanderado de las carreras verticales, David Robles Tapia en la carrera vertical de Torre Picasso de Madrid. Y ganó la prueba gracias a su gran trabajo de preparación, esfuerzo e ilusión, subiendo los 798 escalones en 4 minutos y 31 segundos. La recompensa del trabajo bien hecho.

Carrera Vertical de Torre Picasso

El 20 de mayo se celebró la Carrera Vertical de Torre Picasso, Vértigo Race. 330 clasificados en tres categorías: individual, parejas y cuarteto. Las salidas se realizan en tandas de 8 corredores cada minuto y el reto consiste en subir los 798 escalones de las 44 plantas de este emblemático edificio de Madrid en el menor tiempo posible.

El espectáculo no se limitaba a la subida por las escaleras del edificio, ni estaba restringida a los adultos. Se había preparado una auténtica mañana de domingo familiar, ya que los más pequeños (de 4 a 12 años) contaron con su propia categoría de carrera, en la que fueron acompañados de sus padres o un adulto.

El recorrido comenzaba en la plaza anexa a la Torre Picasso, para adentrarse a continuación en las escaleras del emblemático edificio. El ganador de la prueba sería el corredor que terminase el recorrido en el menor tiempo. Y nuestro patrocinado, David Robles Tapia, quedó en primer lugar, registrando el mejor tiempo en ascender al piso 44, con 4 minutos y 31 segundos.

Una carrera, de la que David destaca que “las 44 plantas son todas iguales, sin rellano ni posibilidad de descanso, con giro a izquierdas y únicamente con el agarre a una sola barandilla. Conviene llevar un ritmo lo más continuo posible porque las primeras plantas invitan a correr más de la cuenta. Y es que, cada carrera es diferente, porque depende mucho del tipo de edificio y de cómo sea la construcción de su escalera. Las hay con rellano o sin él; la inclinación del peldaño es distinta; puede haber giros a derecha o a la izquierda, e incluso tramos de carrera horizontal. “La clave está en adaptarse a este tipo de circunstancias”.

Puede que alguien se esté preguntando, si alguien sube corriendo un rascacielos ¿cómo baja después? “Afortunadamente, después de un rato de descanso, la Organización dispone de ascensores para bajar a los competidores y es de agradecer porque el esfuerzo se nota. Hay algunas carreras verticales en las que el recorrido es subir y bajar lo más rápido posible pero no suele ser lo habitual” nos cuenta David.

¿Qué son las Carreras Verticales?

Las carreras verticales o Towerrunnig son una nueva forma de running que ya cuentan con más de 100.000 atletas en todo el mundo que escalan torres, rascacielos y escaleras outdoor, y que se está convirtiendo en tendencia. Por ejemplo, muy famosa es la carrera en las escaleras del Empire State Building de Nueva York que se celebra desde 1978, en la que nuestro campeón David Robles Tapia, también ha participado.

Desde hace unos años existe una competición internacional, la Towerruning world cup, en la que compiten atletas internacionales y que cuenta con pruebas tan duras y famosas como la Torre Taipei 101 de Taiwán con 2.046 peldaños y 101 pisos, o la Eureka Tower de Melbourne con 1.642 peldaños. La singularidad y dureza de las pruebas han hecho que se conviertan en objeto de interés de los cuerpos de bomberos y otras fuerzas de seguridad. Y es que los bomberos suelen tener pruebas específicas en este tipo de carreras que realizan con el equipo y ropa de intervención (Casco, chaquetón, cubre pantalón, botas, guantes y botella de aire). Un deporte que quiere ser olímpico y que requiere mucho esfuerzo, concentración y dedicación si se quiere destacar en él.

David Robles Tapia, ejemplo de superación y excelencia

David es bombero, de Zaragoza y deportista nato. En la carrera vertical de Torre Picasso no competía en la modalidad bombero si no en la categoría de individual y cuarteto junto a sus compañeros. Desde hace varios años es uno de los habituales de las carreras verticales donde conquista pódiums y registra los mejores tiempos. Pero todo es fruto de su dedicación y esfuerzo. “Para rendir a un nivel alto, la preparación incluye entre 5-6 días a la semana respetando muy bien los descansos. Supone hacer un par de sesiones específicas de escaleras y complementar con gimnasio, bici, carrera y piscina”.

Y con esa preparación y concentración se hizo con el primer puesto de la Vértigo Race, donde partía como uno de los favoritos. Pero, nuestro campeón no se conforma con esto y su espíritu de superación le lleva a mirar más allá. “Ganar en Madrid ha supuesto una dosis extra de motivación para poder seguir entrenando con más fuerza e intentar  llegar en buena forma a los próximos objetivos”.

Y esos próximos objetivos no son otros que la carrera del 17 de junio en Torre Laguna en El Ejido (Almería), el 19 de agosto en Sierra Nevada y dos carreras más en Madrid: Torre Espacio y NH Eurobuilding, después del verano. En todas ellas, el equipo de Ascensores Duplex le estaremos acompañando y animando.

Para poder participar en todas estas pruebas hay algo que David sabe que puede ser tan importante como la fuerza o la concentración personal: tener un patrocinador. “Siempre es de agradecer contar con el apoyo de un patrocinador como Ascensores Duplex. Existe un grado de confianza mutuo, independientemente de los resultados y sobre todo, por el trato recibido hasta la fecha, que es fantástico y me siento muy a gusto”.

Y es que, acompañar a David Robles Tapia en cada reto que supone una carrera vertical, es para Ascensores Duplex un orgullo, puesto que representa llevar a lo más alto de cada edificio unos valores con los que nos sentimos muy identificados: esfuerzo, espíritu de superación, trabajo bien hecho, compañerismo y excelencia.